09 abril 2012

The BlogBus 3.0: Revolutions y otras mamadas

Hola queridos pasajeros, éste es un mensaje enviado desde un futuro lejano donde ustedes ya no existen.

No tenemos excusa valida alguna para venir a justificarnos por qué no habíamos dado un servicio el cual ustedes estaban acostumbrados a recibir.

Algunos de los motivos por los cuales tuvimos que cesar el servicio fueron los siguientes:

Las credenciales de descuentos nos dieron en la madre. Desde que el gobierno estatal aprobó se habiliten estas crendenciales, todo mundo obtuvo la suya para hacerse de nuestros servicios sin que el gobierno nos subsidie de la manera más apropiada, ocasianando que nosotros los operadores fueramos los más afectados.
Y es que la gente abusa, en serio. Se tuvieron que diseñar credenciales para los de la tercera edad, para los estudiantes, para las personas con discapacidad (la fealdad también fue considerada como discapacidad, así que imagínenese ustedes), para los desempleados, para las señoras embarazadas, para las madres con más de dos hijos, para las madres solteras, para los obreros con ingresos de menos de $3000 que no tengan vehículo propio, para las personas que se graduaron pero que aún no tienen su título, para las personas que trabajan en el entretenimiento ambulante (payasitos), pero estos hijueputas de por sí nunca pagan; descuentos para gente indígena, descuentos para visitantes de provincia, etcétera.
Así, no se puede, señores. Uno se levanta con el ánimo de ganarse la chela de cada día, y el gobierno no permite realizar estos sueños.

Otro de los grandes contratiempos que tuvimos fue que los choferes temporales que contratamos, resultaron más procastinadores que nosotros. En su hoja de vida tenían las mejores referencias y por un momento pensabamos que hasta senadores y diputados podrían ser. Pinches choferes de quinta que nada más querían aprovecharse de nuestra fama para alardear con sus morritas de pueblo. Por eso les estamos suspendiendo sus credenciales hasta nuevo aviso. Con nuevo aviso nos referimos a que se discutan con unas chelas y entonces vemos... y con 'unas' nos referimos a unas cuantas semanas discutiéndose con las chelas.

Pero principalmente fue que unas pasajeras de confianza se quisieron pasar de lanza y quisieron ajustarnos su balanza (miren un verso sin mucho esfuerzo), bueno, nos quisieron hacer una mala jugada asegurándonos que nosotros éramos los padres de sus hijos, mientras que nosotros les decíamos que no eran nuestros porque les dijimos que se cuiden pues podrían manchar nuestra reputación... a final de cuentas, resultó que no fueron nuestros los chamacos sino del lechero, así que tuvimos que ir a cursos intensivos sobre cómo usar condón, para que no nos vuelvan a querer tomar el pelo. Nota: los videos de YouTube no sirven para ni madres en ese aspecto.

Les prometemos que, debido a todo lo anterior, durante mucho tiempo tuvimos que prescindir de nuestras 2 caguamas diarias para agarrar energía blogbusera, pues neta la crisis nos pegó y bien fuerte. Pero aquí estamos de vuelta, bueno, virtualmente y desde el futuro donde ustedes no existen, para decirles que no se preocupen estamos bien, somos sexys y lo sabemos, rodeados de muchachonas guapas, y lo mejor de todo... ¡SIN HIJOS! (bueno, hijos nuestros, porque algunas de ellas sí tienen pero los dejan encargados).
El Blog Boss en su último momento de amor transportista nos dió baro para que remodelemos el camioncito en el que ustedes suelen viajar, pero como habíamos estado en vigilia (nomás que en vez de carne era de cervezas) nos tomamos la libertad de cobrarnos a lo chino nuestras chelas que debíamos haber ingerido durante tanto tiempo, así que entre chela y chela no nos dimos cuenta que nos cabamos el baro... pero no se preocupen, les pintamos el camioncito de blanco para que vean que destilamos pureza y bondad, o cuando menos eso es lo que dicen del color blanco de la bandora, ¿qué no?

Si ustedes ponen de su parte y utilizan el servicio como antes, nosotros casi prometemos que vendremos a conducir como lo haciamos antes. Señoritas, ya no se olviden de nosotros y recuerden que el verdadero descuento se les otorga unicamente cuando se sientan en nuestras piernhcxnzverigtu3485t545th3248qrw0

Novak: -Chinga! nos atrap"!%$Fdfjjinwr345#"$52jghbsjfs
Megah: - #%"%t345342dwrtef5w6#"&T%#tgfge567gada madre, te dije que no nos extendamos en la entrdavsgg5ecgaergds5xrsfgvb5&#%"%&#$5345fdsdcvs
Novak: -Waaaaaaaaaaaaay el terminatadfnsdturwadfsnxfiiaaaa#R$5453425#"$%#$RWedvc}

**Conexión terminada**



09 mayo 2011

Box y equidades.

El sábado vi el box. Peleó Manny pac-man Paquiao y le puso unos madrazos a un wey que no sé como se llama, pero que era negro.

Tengo una conocida que es fanática del box y del fútbol, sabe más que muchos machos sobre esos temas, se apasiona demasiado y se ofende si gente como yo, no los disfruta o no los entiende. Esas cualidades que suelen estar más presentes en los hombres con hombría-masculina-quenousanmucholoquetienenentrelasorejas, me ponen a dudar sobre su hombría-femenina (o sea, de que le guste la verga). A pesar de todo eso ella se proclama feminista, y es de esas viejas que quieren equidad a toda costa y pelean por los derechos de las mujeres (que voten ya es mucho derecho, ¿no?) aunque no tenga razón de ser (una vez la hizo de pedo por que decía que una vieja también podía ser cargadora en una bodega WTF!, sí, si puede, pero ehh ¿qué iba a cargar? ¿cajitas de kleenex?, creo que hay cosas que no se pueden equiparar, somos diferentes y no nomas por el pito, la vagina y las chichis... bueno hay weyes que también tienen chichis. Eeew!). Siempre que tiene oportunidad de platicar sobre el tema, se enoja y recurre a argumentos del tipo Ad Hominem (o sea, tu eres un pendejo porque no te gusta el fútbol... más o menos así), cuando se topa con weyes como yo, blogbuseros que a veces somos bien misóginos en términos de cotorreo-enserio o nomas por chingar, dice que le dan ganas de ser hombre para agarrarnos a putazos.

El día que vi la pelea, me estaba acordando de ella y su idea radicalizada sobre equidad de género. Sin embargo, creo que si Paquiao peleara con una mujer (aunque fuera Martha Villalobos), habría manifestaciones y marchas de señoras vestidas de blanco con velas prendidas condenando semejante barbarie.

Creo que si tienen un poder bien criminal las viejas (que es como arma de doble filo), es éste:



PD. Sí, ya sé que está un poco misógino el post, pero si conocieran a esa vieja también serían bien pinches intolerantes.
PD2. Sí, unos términos los acabo de inventar.




05 abril 2011

Palomas, películas y policias.

Ahhhh, el cine, ¿quién no adora una buena película acompañado con unos nachos con extra queso y una coca-cola bien muerta?

Sin embargo, la situación económica no nos permite darnos el lujo de gozar de todos los placeres que un cine nos puede otorgar, digo, llevamos doscientos pesos, y contrabajo nos alcanza para las entradas, (dos pues llevamos a la nena), y muchas veces no nos alcanza ni para unas palomitas chicas.
Solemos maldecir por lo bajo, y proponer a nuestra novia en turno que se le repondrá la cosa invitándola a desayunar unas "Tortas Locas Hipocampo" o algo así.
Pero en algunos casos, nuestras ganas de mover la boca dentro de una sala de cine son simplemente irresistibles... y optamos por la comida furtiva, sin meditar en las (algunas veces) graves consecuencias que esto podría acarrear.

Súbanse que les cuento:

Manejaba tranquilamente por las calles del centro de la ciudad, entonces dos pasajeros abordaron el autobús Don Antonio Malgesto y su señora esposa Doña Teodora, les di los buenos días con una sonrisa, pero al subirse me percaté de que el pobre hombre estaba brutalmente golpeado, tenía moretones alrededor de los ojos, un labio partido, y lo que parecía ser sangre seca saliendole de la oreja y de la nariz.

Lymon: Cielo santo! Don Tony, que le pasó? pregunté angustiado.

Don Tony: Pu's que me fuí al cine mijo! (Don Tony y su señora son oriundos de Monterrey) a ver una película de acción.

Lymon: Me imagino que fue en 3-D ¿eh? ¡mírese! está hecho polvo. ¿Que le pasó?

Don Tony: Ay! mijo, si te contara pues!, mira, me dijo mi mujer que queria ver una película, intenté converncerla de que rentaramos una en la video de cerca de la casa, pero pus nomás no quizo, así que me convenció de ir al cine, llegamos ahí, compré las entradas y todo hiba bien, pero al acercarnos a la dulcería, hijole! casi me trago la lengüa del coraje!, unas palomitas y dos refrescos por $110? eso es un insulto a la gente pobre, a la gente honesta que trabaja y no tiene mucha lana.

Lymon: Y luego?, -Doña Teo miraba sus manos, triste.-

Don Tony: Pues en el mismo centro comercial hay un supermercado, así que fui más listo que esos rateros, me lleve a mi vieja al súper y compre unos cacahuates 'aponeses, unos chocolates "chin larín" y dos cocas desechables de un litro, a mi vieja le dio cosita, es de esas viejas que al ver un letrero de "Prohibido introducir alimentos y bebidas ajenos a la instalación" se espanta, la convencí de que metiera toda nuestra dotación a su bultote de mano que le regaló mi suegra pa' navida' y pues que nos metemos al cine.

Lymon: Ya veo, sin embargo, eso no explica la golpiza Don Tony.

Don Tony: Pérame que hay voy palla', nos acercamos con la muchacha esa que rompe los boletos en dos y te da la mitad blanca. o no vieja.

Doña Teo: Muy cierto, en ese momento, la muchachita me preguntó que tená en la bolsa, y le dije que mi punto de cruz, pero el soperútano de mi marido no se dio cuenta de que había metido mal la bolsa de cacahuates, por lo tanto, del bulto se salía media bolsa de cacahuates, y la tapa de una de las coca-colas, todo pasó demasiado rápido, la jovencita presionó un botón rojo debajo de su mesita, y de repente las verjas de acero de las entradas del cine se cerraron de golpe, se escucharon vidrios romperse, y alguien gritó: ¡Quietos! en eso, como 30 elementos de las fuerzas armadas entraron...

Don Tony: Nos recostamos cara abajo, en el pulido suelo de losas brillantes, el silencio era sepulcral, la muchacha de la arquilla dijo: "Son ellos, agentes", asi que tres de los agentes se acercaron a mí, uno me apuntó a la cabeza con una pistola 9 mm y el otro me levantó del cabello y me puso de rodillas frente al que parecía ser el líder del grupo, -¿Puede abrir la bolsa señora?-, le preguntó a mi vieja.

Doña Teo: Agarré mi bolsa y la abrí despacio, en ese momento mi marido gritó: ¡No TEO!, uno de los agentes de pegó un cachazo en la boca, y empezó a sangrar, cerré los ojos y vacié el contenido de mi bolsa en el piso, uno de los agentes sonrió. -Vaya vaya, pero que tenemos aquí, cacachuates japoneses eh?- dijo. -Pues a mi vieja le encantan- dijo mi marido, -¿Usted ve acaso que en la dulcería de este cine vendan cacahuates?- preguntó el agente, -No señor, pero...- ese mal hombre no dejó hablar a mi gordo, le pegó un puñetazo en la cara y le dio una patada en el estómago... -Qué mas hay por aquí, chocolates "chin larín", eh tú! el de la dulcería!- gritó el agente, -Venden esta marca de chocolates aquí?- le preguntó a otro muchacho flaquito que trabajaba ahí, que respondió negando despacio con la cabeza... -No... claro que no- en ese momento volvio a golpear en el rostro a mi marido, sus compañeros militares se reían de lo que hacía... -Y finalmente Coca-Cola, en botella, que yo sepa, en este cine el refresco se vende servido en un vaso, o me equivoco- preguntó a sus hombres, -Por supuesto que no capitán...- propinó a mi marido una patada en las costillas, le sangraba mucho la boca, se inclinó y se puso a la altura de su rostro, sacó su arma y se la puso en la frente... -Mira amigo, en este cine tomamos muy en serio el "Prohibido introducir alimentos a la sala" así que quiero pedirte un favor, si aprecias tu vida, toma esta bolsa y llévala a la taquilla, es como una paquetería, se te proporcionará una ficha y al finalizar tu función puedes recoger tu bolsa y todos contentos, comprendes?- Mi marido se puso de pie muy despacio, tomandose las costillas caminó despacio hacia la taquilla, todos lo miraban, los agentes no dejaban de apuntarle con mirillas láser justo a la cabeza, al recibir la fichita, regresó justo donde yo estaba... -Muy bien muchachos, vámonos, hemos terminado...-

Don Tony: Y así como aparecieron se fueron, salieron por las ventanas y oimos el rugir de los motores de los helicópteros, que se alejaban, caminamos de nuevo hacia la señorita que divide los boletos y le entregamos los nuestros... "Bienvenidos a (nombre censurado para evitar comprometer a cierta compañía de cine cuyo logo es una estrella formada por trozos de película... ooops, olviden lo anterior...) su función es en la sala número 3 adelante y que se diviertan." nos regaló una sonrisa, la cual regresé de mala gana, y todo para qué? mi vieja se mareó por los efectos de la pantalla y nos salimos a la mitad de la película, aburridísima por cierto, decidimos ver "El hijo de Chucky" la pasarán hoy en la noche, en el canal 5...

Y así termina este relato estimados pasajeros, recuerden ahorrar para cuando vayan a ir al cine, no sea de mala que haya agentes militares escondidos debajo de alguna mesa... bajen por la puerta de atrás y pisen con cuidadito, no olviden pagar su pasaje y hasta la próxima!

30 marzo 2011

La verdadera relatividad de la vida

Sean bienvenidos a una ruta más de éste su servicio pulcro de transporte cibernético. Hoy les hablaré de algo tétrico y a la vez crudo pero que pasa en la realidad. Hoy les conduciré por una ruta un tanto reflexiva y con altísima "sobriedad". Solo dejen le doy un trago a mi cerveza que se me derrama en todo el tablero. Ahora si, desabróchense todo para estar más cómodos.

Es totalmente escalofriante tomar el periódico y ver las notas rojas de la semana aludiendo a las muertes trágicas en accidentes automovilísticos. En ciertas ocasiones es deprimente leer que familias enteras perecen en una volcadura en plena carretera justo cuando iban de regreso para su casa. Hermosas madres, gentiles e inocentes, jóvenes con futuros prometedores e incluso niños de un par de años que acaban de empezar a vivir, suelen morir con frecuencia y de manera brutal en accidentes automovilísticos donde el alcohol es el factor principal.
De inmediato sentimos un cólera que llega desde la boca del estómago y sentimos repugnancia por los responsables directos por cometer actos de imprudencia, ignorancia y total estupidez. Reprobamos cualquier excusa que pudieran alegar a su defensa y los tachamos de imbéciles y asesinos. Y tenemos toda la razón de hacerlo.

Nos sobran ganas de linchar con nuestras propias manos a estas personas que por culpa de una borrachera llegan a acabar con la vida de muchos inocentes, incluyendo en muchas ocasiones a integrantes de su propia familia.
Y es que hay que ser justos ¿o cuántos de nosotros, en su mayoría varones, no nos hemos entercado en que queremos conducir un vehículo en estado inapropiado por el altísimo nivel del alcohol en nuestra sangre? Yo me declaro culpable de haberlo hecho en unas cuantas ocasiones, alegando que me encuentro "bien" para conducir, aunque las marcas de Zig Zag que dejan los neumáticos de nuestros vehículos reflejen otra cosa. Y así como yo he corrido con suerte y llegado a mi destino sin lastimar a nadie o salir lastimado yo mismo, así ha de haber miles de historias que se repiten fin de semana tras fin, alegando que "no pasa nada" y que se "tiene la medida" para manejar en esas condiciones. Desafortunadamente solo se basta de equivocarse una vez para arruinar la vida de otra persona e inlcluso la de uno mismo.


11:23 p.m. En una carretera solitaria y sin alumbrado público, yacen en el pavimento 3 personas junto a un carro que se encuentra volcado luego de dar 9 volteretas antes de terminar con las llantas para arriba. La primera es una señora de 44 años, y a unos 4 metros de ella se encuentra una niña de 5 añitos, con las trenzas llenas de sangre y sin una pierna; es hija de la señora. Ambas sin vida. A pocos metros de ahí un señor de unos 48 años se encuentra gravísimo, con múltiples lesiones en la columna y el cráneo; está con vida, se salvará. Como nota, el señor se encuentra perdido en alcohol pero no tan perdido como con los líos legales y morales en los que ahora está inmiscuido.

A la misma hora, no muy lejos de ahí en un salón de fiestas un poco modesto, se encuentra una bella señorita de nombre Gabriela. Ella, junto con toda su familia y amigos, celebra sus preciados XV años. Su padre, quien ahorró durante 4 años para poder costear dicha fiesta, se encuentra muy orgulloso. No fue fácil juntar cierta cantidad de dinero cuando se es paramédico de la Cruz Roja ya que se gana poco pero bien lo vale -afirma el señor.

¿Por qué les presento estás dos historias a la par? Bueno, pues por el simple motivo que me lleva a pensar como es la relatividad de la vida. Mientras unas personas mueren en un instante, al mismo tiempo otras están naciendo, o celebrando algún evento importante como el caso de Gabriela. Sin embargo, algo más quisiera anclar al hecho de la relatividad y es que a veces desearíamos que no hayan accidentes y que no hubieran heridos o muertos. Que no hubieran pedazos de imbéciles que se creen muy hombres por retar a la suerte y conducir en pleno estado de ebriedad arriesgando la vida de terceros y seres "queridos". Pero, si no hubieran heridos y estos imbéciles a quienes poder mentarles la madre por brutos, tampoco habría paramédicos, doctores, conductores de ambulancias, los de la morgue, sepultureros y floristas. Personas que se dediquen a ofrecer los seguros de vida, policías, y hasta podríamos mencionar la ausencia de los hojalateros que componen las abolladuras (en caso de que el automóvil no quede destrozado). Todos ellos cumplen funciones laborales que de una manera u otra son necesarias para alguien.
A veces llevamos nuestros pensamientos al punto de decir que "ojala y no hubiera de esto y aquello" cuando no vemos más allá de lo que implican esos deseos. Existe mucha gente que labora para remediar los destrozos de los que no son prudentes. Tal como mencioné, si no hubiera personas a quienes encerrar por cometer delitos impropios, tampoco habrían cárceles, jueces, abogados, arquitectos que diseñen las cárceles o albañiles que construyan dichos edificios. Todos ellos tienen una profesión y un empleo, y todos a los que mencioné viven de ello. Construyen sus sueños con lo que ganan por hacer su oficio, mantienen una familia y hasta se divierten.

Podemos decir que gracias a los accidentes trágicos, otros obtienen un beneficio y de alguna manera los ayuda a sobrevivir. Irónico ¿no? Toda la vida está relacionada, está ligada, es relativa. Es un equilibrio para preservar la existencia humana, algo así como "unos por otros".

No podemos evitar tales sucesos penosos como son los accidentes de tránsito (o cualquier tipo de accidente) pero si podemos intentar ser más prudentes a la hora de realizar nuestros actos. Con eso no bastará para que dejen de haber percances pero al menos contribuimos en lo personal para no ser participes de ello. Así es la vida, cruda y amarga, por lo que solo nos queda intentar hacer nuestra parte de la mejor manera.

Bajen con cuidado mis estimados pasajeros, yo por mi parte ésta es la última lata de cerveza que me beberé el día de hoy mientras conduzco para poner el ejemplo.

14 febrero 2011

Feliz día de San Valentín Elizalde.

Aunque ya nadie se acuerda del blog, aquí les dejo un ejemplo de un detallazo.

Mientras los enamorados puñetas hacen ésto.


Los verdaderos hombres hacemos ésto.


Por que no hay amor más puro y sincero, que el de un fierrudo blogbusero. 




Pd: pues ya vieron de dónde me lo piratié.