15 noviembre 2010

BlogBus Zaphira, Capítulo 3

Capítulo 3 "No hay victoria sin sacrificios"


Localidad: Akil, Yucatán, México
Coordenadas: 34.7°, 73°
Temperatura: 2°C
Humedad: 17%
Fecha: 15 de noviembre
Año: 2017
Hora: 2123


Mientras el escuadrón BlogBus Zaphira se preparaba a enfrentar una feroz batalla, en el CIEE a unos cuantos kilómetros de ellos, se discutía de la cercanía de un posible rescate y de por fin trabajar en una cura.

-Atención señores, tengo noticias importantes. Se me informa por un AMK de la presencia cercana de nuestro equipo de rescate. Preparen sus equipos, en cualquier momento podríamos comenzar a trabajar en la cura... -indicó la Dra. Loraine, jefa al mando del proyecto biotecnológico encargado de crear una cura para la R H7F4, quien por cierto era una mujer muy hermosa.
-Ya era hora, pensé que nunca ibamos a salir de aquí, y sobre todo que ya casi no hay provisiones. -dijo un científico.
-Sí. Es bueno saber que vienen por nosotros, pero es mejor saber que traen consigo una esperanza para salvar al mundo. Les pido a todos los creyentes que oren por ellos, son nuestra única salvación. Vamos, recen por ellos... mientras yo imploraré por él... -murmuró entre dientes la doctora.

Mientras tanto, no muy lejos del CIEE, la batalla estaba por comenzar...

-Bien, prepárense, esto se pondrá feo. Recuerden no ser héroes si no efectivos -sugirió el Capitán Novak. Somos el BlogBus Zaphira y nada nos detendrá.
-Si, Capitán. ¡BlogBus Zaphira! -gritaron en coro el resto del equipo mientras los Porcinos se dirigian hacia ellos velozmente.

El ataque dio inicio...

El primero en abrir fuego fue un oficial del pelotón de apoyo, y a partir de ahí todo se declaró zona de guerra. Cientos de balas se disparaban de los rifles de alta potencia de los soldados. Una ráfaga endemoniada cubría el campo donde se disputaban la victoria donde se buscaba sobrevivir.
Los Porcinos eran bestias rápidas y letales, algo muy lejano a lo que se piensa de un zombie que es lento y torpe. Además, a pesar de no ser seres pensantes y racionales, su instinto de violencia y maldad predominaba y era lo que los hacía temibles y peligrosos.
Uno a uno se iban avalanzando los Porcinos con el objetivo de morder y arrancar carne humana del hueso de sus víctimas. La fuerza que poseían era la de tres hombres de peso promedio, su agilidad también era muy buena como para dar saltos de hasta cinco metros, por lo tanto, eran blancos fáciles de disparar, claro, si se es bueno con las armas.
El BlogBus Zaphira tuvo un muy estricto y rígido entrenamiento por el cual fueron sometidos durante dos años. Sus entrenamientos eran de verdadera alta resistencia, agotadores, brutales, precisos, perfeccionados, dolorosos, agobiantes y casi se pudiera decir que era un entrenamiento inhumano, pero gracias a eso... eran los mejores.
Su habilidad para con las armas era por demás inigualable, cada uno de los que recibieron ese arduo entrenamiento sirvió para que todo objeto en sus manos funcionara como instrumento certero a la hora de matar. Eran unas máquinas destructoras y asesinas.
Es por eso que estos soldados estaban preparados para luchar bajo cualquier condición, situación, o número de enemigos, ellos estarían dispuestos a morir y sacrificarse con tal de lograr su misión.
La Sargento Rosada era tan hábil con sus armas automáticas que podía disparar hacia un lado manteniendo la vista en otro ya contemplando el siguiente objetivo. Y con sus gafas especiales que le permitia detectar la radiación térmica de esos monstruos, le ayudaba a localizar blancos más fácilmente. Una mujer tan frágil a la vista pero tan difícil de vencer, capaz de impresionar tanto en su efectividad mortífera como en su belleza.
El Capitán Novak por su parte hacia lo suyo. Disparo tras disparo iba eliminando y despejando el camino. Con la semblante fija en la mira de las armas destrozaba todo lo que tuviera en su paso. Se notaba en su rostro la determinación y lo serio que se tomaba su papel de Capitán. Se notaba en sus enormes brazos y piernas el resultado de su entrenamiento, un hombre fuerte y vigoroso, frío y calculador, con un cuerpo capaz de soportar cualquier cosa.
En el caía la responsabilidad de dar el soporte y la seguridad de que tenían que salir bien librados por el bien de la humanidad.
Con un récord impresionante el Capitán sabía que mientras tuviera balas su metralleta habría esperanzas de ganar la batalla... y de volver a verla.

Cuando la dosis de Bordal estaba en funcionamiento nada los podía detener, eran como locomotoras de puro hierro sólido yendo a su máxima velocidad y con la inercia de matar y destuir. Haciendo uso de sus escopetas, granadas y demás armamento iban aniquilando lo que veían al rededor, pero desgraciadamente aún veían mucho.

-Capitán, esto se está complicando, no dejan de aventarse. Son demasiados, no veo que los estemos haciendo retoceder.
-Es cierto Capitán, estos bastardos no le teman a nada y veo que siguen acercandose más.
-Ustedes resistan, no podemos hacer otra cosa, tenemos que dar todo y morir intentándolo, por eso somos soldados. -respondió el Capitán mientras arrojaba una granada que hacía estallar a unos 3 Porcinos.
Mierda, es verdad, estamos siendo aplacados. No pensé que fueran tantos. No sé si podremos con ellos, se ve muy complicado esta vez. Pero no moriré aquí, ahora. Yo tengo que volverte a ver, ¡te lo juré!-meditó el Capitán.

De pronto, el equipo de salvación sería salvado... por alguien del mismo equipo.

-Schtt schtt Hey hey heeeey babies.. ¿Ya comenzaron la fiesta sin mi? Bueno, no esperaré que me reciban, me serviré ponche.

-¡Capitán! Es el soldado FerMan.
-Eso es, ¡ya era hora carajo!

El soldado FerMan llegó en un Jeep muy sumamente dañado pero que aún podía rodar y hacer daño. A paso no muy acelerado el soldado iba aplastando a tantos Porcinos como podía para ayudar a reducir el número de enemigos en la batalla. A la vez hacía uso de su rifle Magnum PL el cual emitia dos disparos al mismo tiempo y que en el pecho del enemigo bastaba un solo tiro para hacerlos caer.

Sin embargo, apesar de la ayuda del soldado FerMan, aún quedaban muchos Porcinos que derribar, pero alguien más se uniría a la fiesta.
De pronto de una calle aparentemente solitaria un motociclista con una franela verde en la cabeza con una peculiar leyenda que decía "I'm a Lymon amargo" surgió de la oscuridad iluminando con la luz de la motocicleta a esas bestias que babeaban terror y les dijo:

-Bien bien bien, con que ustedes atacan a mis amigos. No saben el error que acaban de cometer.
Inmediatamente después arrancó su vehículo motorizado y rodeó el campo de batalla exterminando con su metralleta a tantos Porcinos como podía para poder terminar con ellos de una buena vez.

-Es Lymón, es Lymón. Regresó -exclamó con emoción la Sargento Rosada.
-Bien, equipo estamos casi todos, vamos a hacer lo que sabemos hacer. ¡Adelante! Rompan el círculo y den lo mejor de ustedes.

Los camaradas rompieron la formación circular y se integraron a la pequeña guerra que tenían. Se mezclaron con los porcinos con la finalidad de poder matarlos más a prisa. A todos se les notaba la seriedad en los rostros, todos se gastaban las cargas de sus armas y volvían a recargar tan rápido como podían para seguir luchando. Lo único que un integrante del BlogBus nunca dejaría de hacer era disparar tan natrural como respirar.
La lluvia de balas cubría las cabezas de todos, Porcinos y humanos, siendo los primeros los únicos que se veían empapados directamente con esa lluvia. Explosiones a causa de las granadas se hicieron escuchar, iluminando de amarillo y narajanja en ciertos momentos la noche que cubría a todos.
Gritos de ambos bandos recorrían en eco prolongado ese lugar, unos de furia, otros de agonía. Los gruñidos de las bestias se escuchaban por última vez mientras los soldados sonreían en cada una de las muertes de sus enemigos.
Los Porcinos fueron reduciendo en número y en el piso se fue esparciendo la sangre del enemigo. En el suelo fue evidenciandose poco a poco quien tenía el control de la batalla pues solo se veían cadáveres de ellos. Al final, al sentirse escasos, unos cuantos Porcinos que quedaban comprendieron por instinto que ya no podían hacer más y huyeron cobardemente. El fuego cesó.

-Ufff, si no los vengo a salvar seguro se mueren -dijo el soldado Lymon7up.
-¡Bah!¡Cállate!, el que los salvó a todos ellos incluyendo tu trasero fui yo -contradijo el soldado FerMan.
-Uy si como no. Mira que...
-¡Basta! Suficiente. No es momento de tonterías señores.
-Si Capitán, lo sentimos.
-Lo importante es que la pudimos librar. Me da gusto verlos soldados. Gracias. Ahora recojan armas y sigamos avanzando qu... Sargento Rosada, ¿se encuentra bien?

La Sargento se encontraba apoyando una rodilla en el suelo y sin sus característicos lentes que siempre traía puestos. Se veía agotada y su largo cabello lacío caía e imposibilitaba ver su rostro además de que se tenía llevada una mano al estómago. Todos la voltearon a ver y corrieron a ella para asistirla.
El Capitán Novak fue el primero en acercarse y al verla supo que no había mucho que hacer. La Sargento alzó la vista y vio los ojos del Capitán e intentó disculparse con una mirada tierna y solémne. Al sentirse en brazos de su compañero, ella desvaneció y se dejó arropar y balbuceó:

-Lo... lamentó Capp-itán- dijo en tono agonizante. Le he fallado.
-¿Qué pasó amiga? ¿cómo fue?
-Un Porcino se acercó demasiado y -cof cof- me logró morder el estómago. No lo pude evitar. Lo lamento.
-¡Carajo Rosada! No debí descuidarte tanto, yo no...
-Shhhh Capitán, no fue su culpa. Son riesgos que se tienen que correr. Usted no tuvo que ver.
-Rápido, calculen el tiempo de llegada al CIEE, sé que estamos cerca y...
-Shhhh, no es necesario. Yo lo hice hace un momento y sé que no llegaré para que me pongan en estado de congelamiento. Están a 6 horas de llegar y yo en 1 hora ya no seré quien soy ahora. -explicó la soldado en voz muy quebradiza.
-Algo podemos hacer ¿No crees?
-Capitán, está bien, acepto mi destino. He aprendido tanto de usted.
-De mi, amiga, de mi.
-Si, Nov.. cof cof. Novak. Eres un gran amigo pese a que siempre te admiré por tu valor. Aprendí mucho de ti y algo que voy a emplear es que a veces hay que sacrificarse para lograr la victoria. Y eso quiero hacer.
-Te entiendo. Prefieres que te dejemos aquí y...
-¡NO! Eso no, aniquílame, eso será mas honroso que convertirme en un mutante.
-Cumpliré tu petición, es lo mínimo que puedo hacer en agradecimiento por tu lealtad preciosa.
-Hazlo ahora que la fiebre empieza a desvanecerme y pronto perderé la razón.

El Capitán la cargó en brazos hacia un soporte de canasta de basquetbol de concreto que se encontraba en el paso y la acomodó. Se acercó y le despejó el cabello del rostro para dejar ver una cara tan sucia como tierna y hermosa. Se aproximó a ella y le dio un beso en la frente y le dijo en voz muy quedita...

-No sabes cuanto lamento que tenga que ser así. Pero hay que continuar. Y para que sepas, esta misión ya está resuelta y gracias a ti.
-Gracias Novak, ahora termina esto y apresurense. La capsula de la cepa está dañada y se está descompresurizando y no les queda mucho tiempo.
-Bien.

El Capitán se alejó de ella y sacó su arma y le preguntó:

-Muy bien Sargento. ¿La quieres en la cabeza o en el pecho?
-Destrozame el corazón guapo -bromeó la Sargento mientras débilmente se retiraba el chaleco que la protegía.
-Nooooooo. ¡Alto! -interrumpió el soldado FerMan- esto es una locura, no podemos matar a uno de nosotros, esto va contra el código.
-Tranquilo galán. Yo lo quiero así, es lo mejor y esto me dará la paz que quiero -dijo la Sargento.
-¿Escuchaste? Ahora no interrumpas más y acabemos con esto. Hasta pronto amiga, terminaré esta misión por ti y recuerda que jamás te olvidaré.

Ambos se miraron por una última vez a los ojos mientras sonrieron y asintieron la cabeza en mutuo acuerdo y...

¡BANG!

La bala dirigida al pecho de la Sargento la perforó inevitablemente y creando un leve impulso en ella y que inmediantemente se reflejó en sus ojos el abandonar de este mundo.

-¿Cómo pudo hacer esto Capitán? No lo entiendo.
-Calme soldado FerMan, ella fue quien lo decidió, yo solo jalé el gatillo. Apuesto que no has visto como en su mano sujeta fuertemente la cruz que siempre ha cargado. Ella era muy católica y su religión no hubiera permitido el que se conviritiera en esa peste. Créame fue lo mejor.
-Pero...
-Recuerda soldado, "No hay victoria sin sacrificios", aprende esa lección. Ahora todos recojamos lo que podamos que ya casi llegamos y nos esperan. Veo que solo sobrevivimos 5... -suspiró-

Recogieron todo y se encaminaron a su último paradero y por fin terminar su misión...





Continuará...

9 comentarios:

Mr. Valemadre dijo...

chale... cada día están mas fumados... pero saben que? me gusta! no se que chingaos se esten metiendo (de 2 en 2) pero les hace bien boshitos....

camarón... les dejo ir. xD

frecuenciax.com dijo...

Chale! casi lloro con el final. :(

Buena Aventura (fumadona, pero buena) :P

Estamos en Frecuencia.

P.D. si sólo hubieran llamado al Terrateniente E. Mac Royer.. (otro gallo les cantara) :P

frecuenciax.com dijo...

P.D.2 (casi) :)

Lymon7up dijo...

"I'm a Lymon amargo" mmmm un mensaje conciso, directo y efectivo... en un trapo verde fluorescente.. me gustó la neta... pero me hubieras metido un poco más de dialogo, no sé... mas headshots... yo salvo a un niño de las garras de michael jackson (luego de que el virus lo convierta en porcino) ya sabes... como sea, pobre de la sargento rosada, entre otras cosas la imagen me gustó también...haber si puedes sacar los dibujos de todos y así xD

ѕocιaѕ dijo...

Jajaja por qué los dos primeros hablan de fumar?, bueeeno también lo pense pero sé que tienes más de cien días sin fumar ya así que descarto que andes fumado al contrario, la historia se fumo tu imaginación y cada vez se pone más interesante.

Casí lloro por la sargento rosada, pero fue lo mejor hacerce uno de ellos no se lo merecía después de estar aniquilandolos.

O sea que puros guapos?, un galán otro guapo, ella hermosa. Pero entonces ya terminarón con los porcinos y quedaron muy pocos soldados por si se encuentran con más =S

ѕocιaѕ dijo...

Y ya quiero saber a quien le prometio ver el capitán Novak, como que empiezo a imaginar pero mejor esperaré que sigue.

Para la otra que FerMan y Lymon se echen un volado no?, será que a Fer le gustaba Rosada? Tara ta ra (musiquita de suspenso)

SrItA. mUeGaNiTa // SiUa XoChIkU dijo...

Bueno, he de confesar que este capitulo, me gusto mas que los anteriores!!... pero si se me hizo triste lo de la Teniente Rosada =(...

Solo 5??? No te pasesssss!!! OMG!!!...

Ahh!! Esta frase, fue lo mas para mi!!!: No sean heroes, si no efectivos... #Epic!!

apapachos!!!

Anónimo dijo...

Buen post, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)

Anónimo dijo...

Buen post, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)