08 marzo 2010

Camionero, camionero (Ches, Blogbusero Honorario)

Señores pasajeros, damas hermosas que suelen viajar en estas rutas blogbuseras, en esta ocasión me complazco en presentar esta ruta que se encuentra a cargo de un caballero del asfalto, del conde de la finura y las señales de transito, de un iluminado del volante y las paradas continuas... con ustedes: Ches, directo del blog Yo Sé, disfruten de la ruta.
 

5:00am Despierto exaltado de mi cama y con un ardor de panza por haber cenado esos frijolitos con huazontle que preparo mi mujer. Hoy es un día mas, una ruta mas. Nuevas aventuras me esperan una vez me ponga mis calzones y mi pantalón. Soy grande, soy útil, soy un camionero y hoy manejo el magnifico Blog Bus.

Si mi panza hablara diría “Diarrea, va!” y si mis ojos lo hicieran no dirían nada, pues soy un camionero honrado y guardo muy bien los secretos de mis pasajeros en el fondo de mi alma. Pero hoy es un día especial, hoy manejo el Blog Bus y no el Prepa-Centro-IMSS.

Bien, comencemos. Veo a la primera pasajera haciéndome la parada.
  • -Ay, gracias señor, ¿cuanto es?
  • -¿Que es la primera vez que se sube a un camión?
  • -Si.
  • -Bien, son 20 pesos.
  • -Pero…
  • -20 Pesos.
  • -Vaya… Aquí tiene.
Bien, se que hice mal, en la vida se ganan créditos y hoy me toca cobrarlos. Como dijo Herbert Spencer  "La supervivencia del más apto".

¿Que les podría revelar que sus ojos no hayan vislumbrado ya? ¿Sobre la señora robusta que se callo de costalazo en el pasillo? ¿Sobre el novio metiéndole mano a la novia? ¿De la clásica dama que nadie le cede el asiento y dice entre susurros “Ya no hay caballeros” a lo que el viento le sopla de algún rincón “Si hay caballeros, lo que no hay son asientos”.

-Bien. Otra pasajera. Si no fuese tal belleza de mujer me iría de largo, pues ando a contratiempo.
  • -Gracias señor.
  • -De nada mi reina, con esa torta, ni frijoles pido.
  • -¿Perdón?
  • ¿Que?
  • Nada, olvídelo.
  • Mamacita, vamos a peinar a la zorra.
  • ¿Dijo algo?
  • -Nada… Adelante.
De verdad que no hay amor mas puro y sincero que el de un camionero. Somos almas incomprendidas en este mundo que recorremos las rutas de la vida y le hacemos parada al amor. Bien, ¿En que estaba? Ah si. Historia. Una Historia.
  • -Bajaaan en la esquinaaa!
  • -Señora, por dios, estoy tratando de contar una historia!
  • -Pero me quiero bajar!
  • -Pues brínquele a ver si se anima, usted se va a bajar hasta el centro.
  • -Grosero!
Ora’ si. Todos tenemos una historia que contar. Yo también tengo la mía. Es la historia de por que decidí ser camionero, tal vez no sea muy interesante y probablemente omita detalles pues estoy a punto de llegar a la ultima parada.

De joven siempre fui amante de las aventuras y yo sabia que en los camiones pasaban todo tipo de cosas. Solía salir de la secundaria y tomar un camión al azar y que el destino decidiera que hacer. No hablare del señor cuarentón que me acaricio la mano cuando el tumulto de gente se disponía a bajar en el centro, ni de los cuatro celulares que me encontré en el asiento de a lado ni mucho menos de la señora que se cambio de calzones ahí mismo.

Un día no muy especial me disponía ir a la escuela con la sensación de tener pies de barro, pues estaba cansado. Aborde el camión. Mi bajada era hasta el centro así que tenia tiempo para dormir otro rato y que el reloj biológico se encargara de despertarme. Como si el tiempo fuese polvo, llegamos. La gente se paro de sus asientos y espere a ser el ultimo de todo para bajar sin prisas. En el preciso y justo momento de poner el pie en el ultimo escalón para terminar de salir por completo. El camionero cerro la puerta. Puerta desplegable, de esas que se dividen en dos y tienen orillas de caucho. Literalmente quede a la mitad. Sentía la presión de las dos barras en el pecho y en la cabeza. Logre zafarme, saque mi pecho e hice apoyo con el pie que ya tenia pisando la acera, jale mi brazo derecho y mi mochila quedo dentro del camión. Mi pie seguía atrapado adentro y el camión ya había empezado a avanzar. No grite. Una señora lo hizo por mi y corrió valientemente a golpear el camión para que no me llevara como corbata. Abrió la puerta. El camionero rio a carcajadas mientras yo me dirigí hacia el cojeando, le grite:

“Hijo de tu putisima y repinche madre, ¿no te fijas? Pendejo”

Pero el seguía riendo y riendo y no podía parar de reír. Entonces pensé “Yo quiero reír así, quiero disfrutar la vida y carcajearme de ella” y si para poder lograrlo tengo que ser de su clase. Pues lo seré y heme aquí conduciendo.

Y ya, bájense todos para que se pasen a otro camión por que a este ya se le acabo el combustible por andar pendejeando.

Yo sé.

13 comentarios:

annie kazteianOz dijo...

20 pesos?????

Vrgz ¡¡
me cae que yo lo madriaba :p

annie kazteianOz dijo...

Culeros, Gachos por que chingaos no postean ¡¡

si la ruta estubo padre ¡¡

Cracklogan dijo...

Jajaja yo tambien me las hubiera curado del morro atorado entre las puertas!!! rifado!!! rifado!!!

Diana dijo...

jajaja
buenisima ruta..
y a la otra ponle más gasolina.!

no puedo creer lo de
la señora que se cambió de calzones..
wuakala.!
jajaja.

Saludos!

MIN... dijo...

Yo creo que muchos camioneros han de tener esa misma vocación de ir jodiendole la vida a los pasajeros; pero eso jamás sucede con los blogbuseros, ellos si tienen respeto por su gente.

Pro cierto, menos mal que sólo fue el pie y no comoa la pobre niña que le aplastaron su cabecita con la puerta del bus ahí en Mérida.. a veces da risa.. a veces no tanto...

Me divertí con esta ruta... Un slaudo al blogbusero honorario...

:D

Ches dijo...

Eso, chingaò! Por cierto, lo de la pierna en el camión es un hecho real, si me paso y se siente bien feo. Jajaja. Me vi bien looser la neta, según yo bien chingón bajándome y toda la gente vio la gracia de quedarme atorado. Uff!

Bueno, saludetes!

Ziy Guela dijo...

hahaha APROVECHADO 20 pesos ¿? o.o

haha...

yo tambien quiero reir y que la vida y destino de personas inocentes este en mi poder por aunque sea media hora *-*

que aprendi hoy... sere camionera .-.

genial ya no tengo que ir a la escuela =) se lo dire a mis padres

Alma Rosa dijo...

ucha 20 pesos!!! ni los de mi rancho cobran eso y mira que esta re lejos!!! y a parte se acaba el combustible niaaaaaaaaaaa.. quien te manda a andar en la lela ehhhhhhh.... pero si reir se trata pos atorele y coma torta aunque sea de queso...

frecuenciax.com dijo...

Chida la vuelta (incompleta) pero vuelta al fin.


Saludos.

P.D. tú si sabes.

Fernando Manda dijo...

vamos a peinar la zorra?? a caray... ese piropo no me lo sabia xD
uhmmmm todos pendejiamos en el camion... y dudo que el señor cuarenton le hayGa agarrado nadamás la mano 8-)
en fin... me largo.

Jo dijo...

espero no subirme a tu bus con escote ya me imagino.... jaja

la jesz dijo...

jajajaja aaah que buena ruta. Yo tengo que hacer una confesión: soy de las muchachas que susurran jajajaja me ha tocado que me dejen parada y yo de un lado para otro como muñeca de trapo, me han tocado tantas cosas que juesuuuu jajaja.

A la otra pongale más gasolina!

Novak dijo...

Entonces pensé “Yo quiero reír así, quiero disfrutar la vida y carcajearme de ella”

Cada quien se inspira como puede y como la vida le ofrezca. Tú motivación me parece de lo mas alegre. Ahora has vivido un poquito de lo que es tener la felicidad de un Blogbusero.

Muy buena ruta. Me gustó.

Por cierto de esos $20 nos toca a $17 menos $.50 para la electricidad y $1.50 de impuestos, el resto es tuyo. Te lo has ganado