22 junio 2009

CerdaNieves y sus 7 machorros... la verdadera historia

Tal vez ustedes han escuchado versiones muy parecidas a las que le voy a contar en este post, bueno, tal vez no tan parecidas pero seguro que la idea es la misma. Lo que si les puedo asegurar es que la siguiente historias es la original, las demás son puras copias adaptadas a la televisión.

Esta historia data de muchos siglos atrás, ahí en los rumbos de escocia y para ser más exactos todo se origina en el pueblo de Aberfeldy. Les puedo asegurar que esta narración es genuina puesto que mi abuelito que me contaba esta historia es de descendencia escocesa.

Antiguamente Aberfeldy solía ser uno de los pueblos más poblados de la antigua escocia, un pueblo con mucha vida y lleno de historias mágicas, repleto de tradiciones y mitos, y el que les voy a contar a continuación es uno de ellos.

Cuando tenía la edad de 7 años mi abuelito me solía contar a escondidas una historia en la cual participaba una reina malvada y una mujer común y corriente, bueno, ni tanto. Digo que me la contaba a escondidas por que mi madre detestaba que mi abuelito, su padre, me llenara la cabeza de historias tontas, impuras e inapropiadas para mi edad y que al final a ella le parecía pura farsa. Es por eso que cuando mi abuelito nos visitaba, trataba de encontrar un momento en el cual me pudiera contar la historia detalladamente para que así yo pudiera continuar la tradición y contársela a mis nietos tal y como se había estado siguiendo durante tantos ciclos en su familia.

Así que cuando tenga a mis hijos no se los podré contar porque estaría rompiendo con la tradición ya que forzosamente se transmite de abuelo a nieto. Sin embargo en estas épocas modernas no creo que haya algún inconveniente en que yo lo publique en un blog, y menos cuando no es nada popular, bueno siempre y cuando ustedes prometan no contarle a sus hijos sino que esperarán hasta tener nietos.

¿Ansiosos por saber de la verdadera historia...? Casi casi puedo imaginar sus rostros de inquietud y ansiedad, así que comenzaré de una buena vez.



Como les dije al principio, hace muchos siglos en el pueblo de Aberfeldy existía un gran reino, rodeado de un bosque inmenso que ni los mas valientes cazadores se atrevían a cruzarlo en su totalidad y simplemente se introducían unos pocos metros hasta alcanzar comida y regresaban rápidamente para no caer en las redes de la supuesta maldición que habitaba en los matorrales y la oscuridad de dicho bosque. Dentro del reino, que era un pueblo muy grande, habitaba mucha gente noble y también muy pobre. En medio de todo el pueblo yacía un castillo muy alto, enorme, imponente y muy viejo aunque bastante conservado. En él habitaba una reina muy malévola, de sentimientos fríos, y de carácter fuerte, y por si fuera poco era muy vanidosa. Anteriormente pero muy anteriormente (por fortuna) en los pueblos de los alrededores se creía que las mujeres de carnosidades diferentes eran mas atractivas que las flacas, por lo que las mujeres delgadas solo existían por enfermedad ya que las demás se dedicaban a tratar de obtener una figura mas adecuada a los gustos de en ese entonces. No vayan a creer que las mujeres de esa época eran unos verdaderos hipopótamos y elefantes, ¡No! claro que no, la intención primordial era de tener curvas poderosas que los hombres encuentren atractivas, algo así como las "gordibuenas" a las que solemos llamar en la actualidad.

Durante cada año a manera de ritual la reina del castillo se preparaba para averiguar si ella era la "cerda" (así les llamaban de cariño) mas linda del reino. Para esto ella seguía un mismo procedimiento años tras año sin modificar ni un solo paso. Primero la fecha, en el algún punto marcado específicamente en el calendario, cada año al salir el sol de ese día, ella se encaminaba hacia una habitación especial la cual se encontraba hasta la punta del castillo. Vestida en una bata de seda muy elegante con diamantes y piedras preciosas incrustadas por todos lados y hecha a mano por la costurera del pueblo, se paraba enfrente de un espejo enorme, con un marco de oro puro y figuras de acuerdo a la época. Junto a ella debía haber un gran arreglo con flores recién cortadas del campo y al mismo tiempo se debía degustar media copa de vino justo momentos antes de despojarse de su bata. Cuando se encontraba lista en punto del medio día se despojaba de la prenda sacando a relucir sus pliegues en al área abdominal, su flácida piel en los brazos y piernas y su celulitis fase 2. Se contemplaba por unos minutos observando con detalle la "belleza" de su cuerpo que con tanto esfuerzo se había ganado a lo largo del año. Una vez estando satisfecha de lo que veía y ya bien idolatrada por ella misma se dirigía a una báscula mágica en la cual se subía y le preguntaba:


-Basculita basculita... dime de todo el reino... ¿Quién es la mas cerdita?

-¡Oh tu eres la mas cerda mi querida reina! -Respondió la báscula.

Contenta con las declaraciones de la báscula, se disponía a esperar todo un largo año para volver a intentarlo con la esperanza de seguir siendo la más gorda de todo el lugar. Y así pasaron varios años hasta que un día.

-Oh basculita aquí estoy de nuevo.

-Si ya veo, y has ganado mas curvas mi querida reina. -Le comentó la báscula.

-JA JA JA -carcajeó la reina en tono de aceptación y preguntó: Dime ¿Quién es la más cerda de todo el reino?

-Esta vez la mas cerda es CerdaNieves mi querida reina.

Con una fuerte cara de asombro y enojo reclamó la reina:

-Pero ¿Cómo te atreves a decir eso? Debes estar equivocado, no puede haber alguien mas cerda que yo. Revisa bien.

Nuevamente la báscula mágica le dijo a la reina que ella ya no era la mas cerda del reino si no que CerdaNieves había ocupado ese nuevo puesto.


Fúrica y desesperada, mandó liberar al más vil de todos los asesinos y le ofreció la libertad total si a cambio asesinaba a CerdaNieves y le llevaba su intestino grueso en un cofre como prueba de que había cumplido.

Decidido y convencido por tal acuerdo, salió en busca de CerdaNieves para arrancarle el intestino grueso y así ser libre de nuevo.

CerdaNieves era una muchacha de unos 23 años, gordita, con la piel vívida, con los pechos holgados y llenos de grasa, con la celulitis tempranera ¡EN LOS BRAZOS!, con los grumos de grasa en las piernas, con las múltiples ruedas que le brotaban del estómago y haciendo ventaja de su juventud, era mas que obvio que era una clara competencia para la reina. Sin oficio alguno se ganaba unas cuantas monedas al acostarse con uno que otro borracho de la taberna de pueblo, y con eso le bastaba para subsistir en el mundo.

El asesino estuvo buscando y preguntando en todo el pueblo hasta que por fin pudo encontrarla en una humilde cabaña, la tomó a la fuerza y la llevó a lo mas profundo del bosque para destriparla pero cuando le arrancó la ropa y la vio desnuda, su corazón se lleno de ternura y no pudo matarla así que decidió dejarla libre advirtiéndole que no podía regresar al pueblo y que pondría en su lugar los intestinos de una cerda común y corriente.

Aunque para dejarla libre también le pidió que se acostara con ella y como ella aparte de cerda era golfa pues bien que aceptó.

Una vez que fue liberada, anduvo caminando sin ropa por largas horas en lo más oscuro del bosque hasta que se encontró una cabaña. Intentó de mil maneras para poder entrar hasta que lo consiguió y cuando lo hizo descubrió que ahí vivían 7 hermosas princesitas, por lo que imaginó que podría ser amiga de ellas. En la cabaña había 7 grandes camas con lindo s y hermosos edredones rosados. Las paredes eran decoradas con colores pastel y había flores por todos lados, de ahí dedujo CerdaNieves que sus nuevas amigas la iban a aceptar bastante bien. Cansada de tanto por lo que había pasado decidió meterse a una de las camas y esperar a que alguna de sus nuevas futuras amigas llegara a casa.

Cerca de ahí 7 hombres de gran musculatura regresaban de trabajar en un antro gay, y al ritmo de sus pasos cantaban:


"¡I fuck, I fuck, I wanna feel a cock!"


Cantaban repetidamente todos alegres después de haber bailado en ese antro, bueno, taberna de aquél entonces.

Al llegar a su casa vieron que alguien había entrado y Culón gritó:

-Oh nooooooo, nos han entrado a robaaaarrrr. ¿Y ahora que haremos? ¿Y si está en la casa el ladrón? Larguémonos a pedir ayuda.

Cuando uno de los hombres, Pilín, dijo en voz tenue:

-Shhhhh, cállate, ¿Has pensado que puede ser un ladrón guapo?

Llevándose el dedo a la barbilla y poniéndose pensativo respondió:

-Mmmm Pueque tengas razón, hay Pilín, aparte de tu... "eso", también tienes cosas buenas.


Una vez que se pusieron de acuerdo entraron a su casa en busca del ladrón para ver si en verdad podría estar guapo, pero si sorpresa fue otra al encontrarse a CerdaNieves durmiendo en una de las camas y envuelta en uno de los edredones. Inmediatamente la despertaron y la vieron desnuda y uno de ellos exclamó:


-¿Qué haces en mi casa pinche zorraaaa? ¡Y desnuda! ¿Tú Quién demonios eres?


CerdaNieves ante tales gritos se puso a llorar y mientras lo hacía los hombres se sentaron a su alrededor a escuchar la historia mientras las lágrimas escurrían por sus delicadas y bien cuidadas mejillas.

Más tarde cuando la situación se había calmado, CerdaNieves preguntó si podría quedarse a vivir con ellos y le dijeron que si pero que debería dormir en el sofá de la sala y si algún hombre los iba a visitar ella debería esconderse para que no se vayan a fijar en ella y le espanten los novios. Eran muy celosos.


CerdaNieves y sus "Hermanas" en Halloween


Un año más tarde cuando la malvada reina repetía su ritual, la báscula mágica le informó:


-Oh mi querida reina, lamento informarte que CerdaNieves aún es la cerda mas rica de todo el reino.

-¡Imposible! -Gritó. Me las vas a pagar, maldita CerdaNieves. Te ordeno me informes de su paradero actual.


La malvada reina ideó un plan el cual no podría fallar y de una vez por todas acabaría con CerdaNieves y sus atractivas lonjas. Se disfrazó de viejecilla inocente y le puso veneno a un kilo de Chicharra-Chicharrón el cual

había averiguado que era el platillo favorito de CerdaNieves y se dirigió a la casa de los 7 gays.

CerdaNieves se encontraba sola ya que los 7 cabrones se encontraban puteando en el antro así que la gorda de la reina aprovechó para tratar de engañar a la pobre CerdaNieves. Tocó a la puerta y le ofreció un kilo de tal alimento a cambio de un vaso de agua. CerdaNieves aprovechó porque tenía un chingo de hambre y mordió un pedazo de la morcilla (sangre cocido) y cayó en un hechizo la cual la hizo dormir por mucho tiempo)

Al volver los puteques a su casa, ya de noche, encontraron a CerdaNieves tendida en el suelo, pálida y quieta, creyeron que había muerto y le construyeron una urna de cristal para que todos los animalitos del bosque pudieran despedirse de ella.

Pasaron los meses y CerdaNieves no despertaba y los 7 machorros se ponían cada vez más y más tristes.

Un buen día un Príncipe de otro reino pasaba por ahí en su corcel cuando vio como al fondo del bosque algo brillaba, era la urna de cristal que resplandecía por el reflejo de los rayos del sol en la urna de cristal. Se acercó y pudo ver las lonjas de la pinche gordota de CerdaNieves, lucían tan flácidas como la vez que cayó en el hechizo. Se bajó de su corcel y se acercó mas para poder contemplar toda su "belleza". La observó desde sus regordetes pies, cayos y juanetes pasando por sus obstruidas caderas con los gorditos saliendose de su ropa hasta llegar a esos desproporcionados montículos de grasa que le llamaba senos para finalizar la mirada en sus enormes cachetotes y enorme papada. Eso sí, la pinche CerdaNieves era guapa.

El príncipe por más que le susurró al oído las más bajas y lascivas frases esta no reaccionaba, por lo que decidió darle un beso en los labios como despedida y nada que se despierta. Por último volteó para ambos lados el príncipe y al notar que los únicos presentes en ese momento eran los animalitos del bosque pues que se baja el pantalón y se chinga a la CerdaNieves. Esto sin contar que en este cuento los animalitos no podían hablar pero si pensar, y pues del asco los animalitos del asco mejor jalaron del lugar y se fueron a jugar o a buscar comida, yo que sé.

Triste el príncipe al ver que ni con todo y sus 11cm la pudo despertar, se dispuso a retirarse no sin antes darle una mordida a una de sus lonjas que salían al descubierto y CerdaNieves entonces por fin abrió los ojos rompiéndose el hechizo de la malvada reina y dijo:

¡Oh principe!, me has vuelto a la vida. Porfa tráeme unas empanadas de carnitas que me muero de hambre.

El príncipe creyó haber encontrado el amor por fin, y es que se veían tan lindos juntos, pero a la pobre de CerdaNieves se le ocurrió presentarle a la que en ese entonces era su nueva familia. Ella se subió en su caballo y mientras el príncipe la abrazaba le contaba lo mucho que iban a ser felices juntos. Al llegar a la casa de los 7 machorros se pusieron súper celosísimos por que el príncipe estaba bien guapote. Cachondón no perdió la oportunidad y decidió intentarlo. Le hizo plática y agarrando descuidado al príncipe y mientras CerdaNieve se había ido al baño, que le planta un beso al mismo tiempo que le agarraba la entrepierna. El príncipe se sorprendió mucho pero ante la fuerza de Cachondón no puso mucha resistencia y en poco segundos tuvo una sensación grata y ya no sentía rechazo. El príncipe resultó joto y se quedó con Cachondón.

Devastada la pobre CerdaNieves huyó de la casa y se internó en el bosque para nunca más saber de ella. Los 6 cuñados del príncipe terminaron acostandose con él por lo que Cachondón se separo de él al año de casados.

La malvada reina recuperó su figura y título de gordibuena del pueblo pero solo por unos años ya que se enamoró de uno de los hermanos gays y al no corresponderle se deprimió y murió de una sobredosis de lo que entonces se conocían como drogas.

Mi abuelito me contó esta historia hasta la edad de 12 años, cuando murió de un ataque al corazón pero creo que tengo bastante bien memorizada la historia como para seguir transmitiéndola y seguir con la tradición de la familia. Espero ustedes me puedan ayudar a que no muera esta tradición contándole a sus nietecitos. Recuerden, podrá no ser común, podrá sonar muy fuerte, podrá sonar muy irreal, pero de que esta es la historia original, lo es.


En otra ocasión les contaré sobre "Gordicienta".


Y por si no les quedó clara la descripción de CerdaNieves....


12 comentarios:

MIN... dijo...

Puedo romper la promesa y contarselo a mi nena antes de dormir????

anda.. di que siiii

Princesa de la Dulce Pena dijo...

Entonces tenías 7 o 12 años cuando te la contó tu abuelito?
Disney es lo peor que le pudo pasar a las buenas historias, éstos si son cuentos, por eso yo no soy fan de NINGUNA de las princesas Disney.
Me hiciste reir un buen, sobre todo con el pinche príncipe necrófilo que terminó volviéndose joto y hechándose a esos 7 cabrones, no tiene madre. Que fina me leí :P

Beltroni dijo...

Jajaja

Rosada dijo...

Novak, eres el oficial cuentacuentos del Blogbus, yo nunca habría sido tan buena.


Pero ash, eso de los grumos fue grotesco.

Su dijo...

Jajajajajaa...
los grumos... :s!! jajaa
muy buena historia

y sí estoy de acuerdo con rosada eres el cuentacuentos oficial! woooooooow!

saludos grandes!
su.

Mr. Valemadre dijo...

Wwwwwaaaaakkkkkaaaaaalllllaaaaa!!!! Esa no es una gordibuena... no chingues.......
Lo mas rifado fue la tonadita que cantaban después de trabajar, ja ja ja.

"¡I fuck, I fuck, I wanna feel a cock!"

ja ja ja ja WTF!!!

Novak dijo...

MIN: No, no puedes, No lo hagas por mi si no quieres, sino por los ancestros de mi abuelito.

PDDP: De los 7 a los 12 me la contó. Mi mayor reto fue: "¿Qué haría reír a la PDDP?"

Beltroni: Gracias!

Rosada: Algo hay que hacer para entretener a toda esta bola de vagos malvivientes.

Su: No te hagas! no lo leíste todo ¬¬'. Pero gracias!

Mr. Valemadre: Según mi abuelito, en aquellos tiempos no había de donde escojer como para ponerse exigentes.

Sr.M dijo...

no mames, que pedo con tu historia como que ya la había escuchado, sin duda la contaré en el campamento con los exploradores para que se pongan al pedo, con la gordita que pues si está gorda pero la neta yo no se la perdonaba, digo por ser werita ya está del otro lado, camara.

Rinoa Pankoala dijo...

XDDDDD

NO MAMSSS!!!!

OMFG... he llorado de la risa!!

No podemos permitir que la historia de cerdanieves se pierda! Habrá que compartirla .. pero por ahora apoyo enteramente:

¡BUENA HISTORIA MR. NOVAK!

SALUDOS!

>>>HAIL TO THE PANKOALA<<<<
Ps: Have you seen any vampires lately..??

N* dijo...

alguien habia descubierto mi identidad por eso cree otro blog!
y le habia tirado mucha
mierda a un maestroo///


gracias por el comentario,
ya no me perdere sin avizarte
(k)**

Kyuuketsuki dijo...

Me recordaste a las historias de Brozo cabrón. Comentaría algo mas inteligente, pero tu última imagen robó mi alma y absorbió mi cerebro.

Novak dijo...

Sr M. ¿Cómo? ¿Tu awelito también es escoces? Hueco es hueco ¿No? jijij

Rinoa Pankoala: Gracias por entender y seguir esparciendo esta cultura europea... y espera las próximas historias que mi lindo abuelito me contaba :P

N*: Yo se lo que es perder la identidad desconocida, por eso cerre mi anterior blog, pero cuando la seducción de la bloggosfera te atrapa no mas no te puedes escapar.

Kyuuketsuki: jajajajaajaja si se la rifo la gordibuena jeje.