28 marzo 2009

10 años de experiencia nos respaldan

¿Recuerdan que ibamos a aceptar colaboraciones?, pues resulta que no puedo chambear porque mi camión tiene pedos con el mofle y la caja de velocidades, así que después de poner nuestro anuncio en el periódico, recibí el llamado de mi estmado Cuchufleta quien me dijo que podía chingarse unos viajecitos de ruta para hacerme paro, así que... comenzamos!


Bienvenidos sean ustedes jovencitos y jovencitas jariosos a este que es su pesero del amorrrrrrrrrr… Aquí su servilleta nuevo conductor Rogaciano Aventado Amí alías “el cuchufleta” nombre de mil batallas que me ha perseguido desde aquellos tiempos inmemoriables en los que mi abuelo en su taller me gritaba “pásame la cuchufleta!” pero yo siempre le llevaba la espiroqueta o la chafaldrana, cosa que inefablemente me llevaba a un cocotazo meco de esos bien dados que solo los abuelos saben dar. Sobra decir que tanto inchi cocotazo me llevó a quedar medio loco, aunque ahora si me queda claro que es una cuchufleta, y es que el cuchufleta… pos soy yo…

Para no entrar en dimes y diretes pseudo paradigmáticos relativos a la mecánica automotriz, les contaré la historia que hoy venía a contarles. No sé si ustedes sepan, y si no para que se vayan enterando, pero la edad promedio para el inicio de la vida sexual de los hombres es menor que las mujeres en América latina, promediando alrededor de 14 años, siendo los más bajos los Jamaiquinos (esos negros calenturientos) con 12.7 años de edad. Los datos en México acerca de la actividad sexual adolescente se reportan que a los 15 años el 17% de los hombres y el 5% de las mujeres han sostenido un encuentro sexual, mientras que a los 18 años 50% de los hombres y 20% de las mujeres reportan ser sexualmente activos. Si usté lector es inteligente como yo digo que soy, se habrá dado cuenta que los números no cuadran, porque o de plano es que el 30% de los hombres son puñalotes o ahí se hace una rebatidera de fluídos corporales que mejor ni les cuento… perdón por el comentario guarro… pero es que, los cocotazos, los cocotazos.

Ahora bien, para efectos promedio, soy un poco tardío dado que mi primera relación sexual fue alláaaaa por 1999 (años gloriosos los 90’s, si se me permite decirlo, y aunque no se me lo permita pus ya lo dije, pus qué!) en un día como hoy, 27 de marzo. Yo sé que a ustedes poco o nada les va a importar que su conductor haya dejado de ser virgen a la tierna edad de 16 primaveras; sin embargo los datos que de aquella situación se obtienen son cosa de tomarse en cuenta.

En aquel mi primer encuentro sexual, intervenimos dos adolescentes, yo con 16 y mi parejita con 17, ella ya era madre de un hijo pequeño y yo, ps obviamente no era el papá; así mismo, durante el mencionado coito coital no se utilizó ningún tipo de método anticonceptivo… Que cosas! Y no es que no los conociéramos, es que simple y sencillamente la calentura era demasiada y como hacerle si no, cuando la neta es que hasta en un conocido lugar publico de mi pequeño asentamiento natal fue que se dio tan… placentero hecho. Afortunadamente no desencadenó en ningún tipo de secuelas, no se embarazó, ni me pego la sífilis ni la gonorrea ni mucho menos el sidral, sin embargo, conociendo su historial sexual previo, cualquiera de esas enfermedades podía haber sido inoculada en mi amiguito durante el acto. Temor que me atormentó por varios años después hasta que tuve el valor de realizarme las pruebas de sangre pertinentes y contundentes dijeron que no, que el chofer del amor, el chafaldrana, se encontraba en pleno uso de sus facultades sexuales, mientras que las mentadas facultades mentales como se ha dicho, sufren de espasmos recurrentes a causa de los cocotazos de mi abuelo, que dios lo tenga en su santa gloria, aunque tovía no ha pasado a ser lo que se dice un “cadáver cadavérico”

Así pues, jóvenes cachondos y jariosos hijos de su apá y de su amá, tomen en cuenta los consejos que no les he dado, ni les pienso dar por que esto va a sonar chafa y mamerto, que si bien es mi segundo nombre, no les doy permiso que se me peguen tanto por que de momento estoy arrejuntado y se dice que mi noviecita es bastante celosa.

Así pues pubertos y postpubertos lectores de este su camión bloguense o bloguero o como se diga, sírvanse a continuar con la aventura, que a poco no se vé re bonito el pesero con el peluchito del tablero, la luz roja y la bolita de espejos en el retrovisor?

Ahí les va una cumbia! Pi pi pi pi pi!!! Antes de que la somexfon nos cobre por ponerles música.

Anticipen su parada! Y pónganse un gorrito… no se les vaya a salir un tiro y al rato suban y tengan que pagarme 2 y medio pasajes, por que acuérdense que todos los niños pagan aun sentados en las piernas.

7 comentarios:

Rosada dijo...

Ohhh! Wow, tengo nuevo compañero de peda .. ¡¡Digo!! De ruta, je!


Ya sé a quien pedirle sabias instrucciones sobre el intimismo.

:D

Novak dijo...

ese mi cuchufleta bienvenido al equipo!! Esperamos aguantes los trotes y el ajetreo de la ruta. Pronto te daremos tu flamante autobús para que no andes compartiendo con el megah mientras el se hace güaje y se transa la ganancia de los pasajes. Un placer que ahora contemos con tu honorable precencia en esta elite. En horabuena!

Megah dijo...

Todos aman al cuchufleta!!

El Cuchufleta dijo...

Jojojo... gracias, gracias... estimados chafireteros compañeros y compatriotas y com... permiso suyo, y es que si no de quien más, permitanmen agradecerles la grandiosísima oportunidad que me han dado de ruletear en esta su prestigiosa y prestidigitada línea de transporte colectivo...

Aquí andaremos... Pipipipi!

Il Diego dijo...

Ok, ok, el Chuchufleta ya soltó sopa, ahora el resto del staff, sí! el resto del staff!!! Cuando, como y donde les volaron las mariposas alrededor!? Como estos son comentarios de un post viejo, mejor ponganlo un post nuevo.

10 puntos pal que identifique la referencia musicocamioneril.

Novak dijo...

jajaja creo que todos sabemos a que "referencia musicocamioneril" se refiere menos tú jijiji.

Megah dijo...

Stem... de qué hablan?