09 marzo 2009

¿Existe otra forma de calentar mi agua para mi café que no sea con la estufa?

Pues que les cuento mis estimados usuarios blogbuseros, que resulta que aquí en la ciudad de Mérida Yucatán el pasado Sábado hubo una explosión en la colonia García Ginerés donde al parecer un tanque de gas  con fuga fue lo que ocasionó tal tragedia. Para ser honestos no he leído la nota, por que el punto aquí no es importante la nota sino la causa.


Híjole ya no sirven, al menos mi nietecito MEGAH así los usa.

En pleno siglo XXI donde día tras día vemos que las revistas como Popular Mechanics, PC magazine, Conozca Más, etc.  enfocadas a la tecnología, se empeñan en demostrar los más destacados avances tecnológicos, y las nuevas tendencias futuristas, las nuevas ideas que los científicos dan a conocer, los proyectos más impresionantes y millonarios. Por mencionar alguno: naves espaciales con prospectos a rebasar mas allá de nuestro satélite natural y conquistar por fin algún planeta; medios de transporte más rápidos, eficientes y ecológicos; nuevas formas de construir con materiales de construcción más seguros, resistentes, económicos y vanguardistas; gadgets que nos invaden y día con día se convierten en nuestras herramientas y partes esenciales para nuestra forma de vida diaria. Sin embargo pese a toda esa ola futurista, llena de ideas buenas y malas, eficientes y estúpidas, ecológicas y contaminantes; aún existe tecnología obsoleta donde la mayoría de las personas alrededor del mundo la utiliza porque simple y sencillamente no existe otra. Tal es el caso del uso del fuego como fuente principal para cocer nuestros alimentos y asearnos. Y esto es tanto para hogares como para grandes industrias donde hornos se utilizan a diario durante todo  el día y la noche para producir productos para nuestro consumo, siendo estos víveres o productos que necesitamos.

Novak si serás Naco wey, ¿Qué no has oído de la nueva tecnología para explotar los recursos renovables? Energía eólica, el uso de pilas inteligentes o los paneles solares ¿no te suena a nada?

Bueno, ciertamente esa tecnología ya es una realidad, de hecho aquí en la ciudad hace poco se abrió y ya anda en marcha una empresa yucateca-nipona que desarrolla paneles solares para entrar a un mercado distinto en pro del medio ambiente donde aseguran que sus productos cambiarán nuestra forma de vivir. Es verdad esa tecnología se hace cada vez más y más presente, pero la realidad es que la gente aún no está lista para ese gran cambio, y eso se debe a dos aspectos a resaltar: Educación y Recursos Económicos.

Educación que nos haga ver y entender la importancia de estas tecnologías que nos hacen ahorrar dinero, suelen ser mucho más seguras y que por si fuera poco, siendo que provienen de una fuente renovable como por ejemplo la luz solar nos ayuda a cuidar el medio ambiente. Recursos económicos pues porque debido a que es un mercado nuevo y muy poco explorado, por el momento es bastante caro adquirir este tipo de suministro energético y la gente de clase media y baja como yo, que solo soy un humilde microbusero,  no podemos instalar esos modernos paneles y menos yo que tengo  techo de cartón =(.

Qué más quisiera yo presumir que me baño con agua caliente generada por un panel solar instalado en mi techo que a la vez se conectan a dos pilas enormes donde se almacena la energía para esos días nublados. Y que además me preparo dos huevitos revueltos con jamón todas las mañanas como desayuno para ir con ganas al trabajo y que uso el mismo método para cocinar mis alimentos. Pero oh no! En mi casa aún pedimos GAS ZETA o el otro DELTA para poder realizar las actividades ya mencionadas. Qué triste que no podamos disfrutar de la tranquilidad de usar estos servicios sin que sintamos que un día pudiéramos explotar en mil pedazos por culpa de una mala instalación o de una negligencia por parte nuestra. En lo personal dirán que eso es cosa de hombres, pero a mi no me gusta cambiar el gas en mi casa, es que la verdad está muy pesada la llave estilson :S, y del calentador ni se diga, ¿estar metiendo mi chingada mano dentro del pinche contenedor ese para que luego encienda un pinche pilotito y que en una de esas me vuele mi mano? Nel  ¡Que tal que en una de esas me quedo sin mano! ¿y ya luego como me la… lavo?  Eso si da miedo, pero pues eso nos parece tan cotidiano que le perdemos la importancia, pero eso no le quita lo peligroso, ya vieron que le pasó a esta humilde familia. Afortunadamente fue saldo blanco, pero eso porque en realidad solo fue un “flamazo” lo que destruyó la casa, ya que si el tanque hubiera estallado se estaría hablando de una manzana entera la afectada y seguramente hubiera habido pérdidas humanas. Al menos esto no es algo que suceda frecuentemente, pero en todo caso ya nos urge algo que nos haga cambiar la forma de vivir y nos de la tranquilidad que merecemos. Ya basta de celulares “nuevos” donde la única novedad al parecer es que se pueden almacenar más canciones (y para colmo le meten música asquerosa como Los tigres del Norte, Reggaeton, Nigga (Reggaeton), Cumbias, y demás música de nacos), y que traen mas lucecitas y lucen más bonitos. Por favor señores científicos necesitamos una verdadera revolución energética, hagan algo que en verdad valga la pena no pendejadas como el ‘Acelerador de Partículas’ (LCH, por sus siglas en inglés).


*Ver nota de la explosión en video con música electrónica para bailar mientras te informas (Eso si que es tecnológico)

2 comentarios:

Rosada dijo...

Por eso yo, sigo con mi estufita a gas, no me la llevo con las cosas solares, lo juro, son del Diablo.


Además odio el fuego, lo odio.

Megah dijo...

Rosadita, el diablo se viste de Prada!!